Sé feliz siéndolo.

El día en que te des cuenta que no estás viviendo la vida que deseas, lograrás entender muchas cosas. Empezarás sintiendo que has perdido el rumbo, el norte y hasta la brújula que te lo indica. Que todo está mal y nunca mejorará, puede que llegues a sentirte fracasado y te culpes por ello, y tienes derecho a sentirte así pero no a convertirlo en tu rutina. Nadie nace sabiendo, nadie nace aprendido. Apuesto lo que sea a que te lamentarás una y otra vez por haber malgastado tantos momentos de tu vida en cosas que no merecían la pena. A que, en ese momento solo querrás volver a atrás y cambiarlo todo, pero todos sabemos no se puede.  Déjame decirte que hay algo infinitamente mejor. Empezar de cero y desde YA. Y el momento es ahora. ¡Manos a la obra!

¿Quién dice que es tarde? ¿Quién dice que cuesta? Y tú, ¿por qué les haces caso?

Entonces, abrirás los ojos y verás el mundo de otra forma. Descubrirás que la felicidad no tenía nada que ver con lo que te decían. Que no tenía tanto que ver con lo que pensabas. Que es algo tan sumamente subjetivo que para cada persona está en una serie de cosas y eso puede que, al principio, cueste un poco de entender.  Que la vida es demasiado corta para limitarnos a sobrevivir. Que hay que optar por vivir día a día, momento a momento y segundo a segundo. Que ahí reside la verdadera riqueza de la vida.

Entenderás, de una vez por todas, que tu camino lo marcas tú y solo tú. Que tú decides qué quieres hacer con tu vida y quién se queda en ella. Que hay personas que pueden quedarse mucho tiempo y de repente, abandonar. Pero que, al fin y al cabo, somos libres de decidir si quedarnos o no. Y no, no es culpa de nadie, la vida es así. También puede que otras personas entren por la puerta grande en poco tiempo y sorprenderte. Y con ello comenzarás a apreciar a las personas que permanecen en tu vida.

Pero si la vida está llena de sorpresas y no las vemos. La vida está llena de alegrías y nos centramos en las tristezas. La vida está llena de retos y desafíos pero demasiado a menudo nos acabamos centrando en ir sorteando obstáculos. ¡Que la vida no va de eso! siempre hay algo por lo que sonreír en las tristezas y algo por lo que llorar en las alegrías ¡pero hay que ver cuánto nos gusta llorar y que poco nos gusta reír!

Cuánto nos encanta hablar de cantidad de momentos vividos sin darnos cuenta que no tienen sentido pleno si no van acompañados de calidad. Que puedes vivir mucho y mal y poco y bien o mucho y bien y poco y mal, todo depende de lo que tú decidas. Que los amigos no son solo los que dicen estarlo, ni siquiera únicamente los están sino también los que sientes siempre cerca sin poder estarlo, esos suelen ser los mejores, sin duda.

Porque la gente feliz lo es, sin más. No necesita gritarlo al mundo y mucho menos demostrarle a nadie que lo es. Que solo seremos felices si comprendemos que nuestra felicidad es nuestra y de nadie más. Y esto no es más que mi forma de serlo. Tú decides la tuya.

Vive viviendo. Sonríe riendo. Sé feliz siéndolo, en eso consiste la vida.

Anuncios

3 comentarios en “Sé feliz siéndolo.

  1. Hola.
    Me quedé pensando en tu pregunta “¿y tu porqué le haces caso?”.
    Esto es justamente lo que hablo con algunas personas: mas allá de lo que te digan u opinan, el que haces caso eres tú.

    Muy buen artículo. Gracias por compartirlo.
    Fuerte abrazo y nos estamos leyendo.

    Alejandro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s