Autenticidad

Se habla poco, pero bien poco, de la autenticidad, cuando debería ser algo que se potencie día a día en cada uno de nosotros.  ¿Dónde queda nuestra esencia cuando pasamos los días haciendo cosas que no nos gustan para contentar a otros a los que ni siquiera les importa?

En esta vida para muchos somos un número más, individuos y no personas, rivalidad en lugar de amistad, competitividad en lugar de igualdad. ¿Para que participar si lo que queremos es ganar? ¿Por qué competir si lo que buscamos es vencer? ¿Para qué compartir y dejar de alimentar ésas  ansias de poder?  Se preguntará la mayoría.

Nos cegamos en nosotros mismos con el único objetivo de dejar al otro aislado y en segunda posición. Pero no nos damos cuenta que, si vamos un poquito más allá, todos tenemos un mismo objetivo en la vida, y no dejamos de pelear por pequeñas metas transitorias.

Busquemos bien dentro, en nosotros mismos, seamos conscientes de quiénes somos, los que somos de verdad, tras apartar toda esa nube de filtros que solo hacen que camuflarnos de cara a la multitud. Pero no, nosotros no podemos engañarnos cuando nos miramos al espejo y nos vemos reflejados. Somos lo que somos, somos quiénes somos y debemos estar orgullosos de ello. Debemos hacer que brille esa autenticidad tan nuestra que nos hace ser únicos y especiales. Dejamos de lado nuestros defectos y potenciemos nuestras virtudes. Y arreglémonos si hay algo de nosotros que no nos gusta pero no sin antes plantearnos, ¿a quién no le gusta, a mi, o a los que están a mi alrededor?

Hagamos eso que nos gusta más veces por semana, vivamos la vida de creemos merecer porque sí, la merecemos.Seamos nosotros, seamos nosotras, seamos algo más que un maniquí en una tienda de ropa, seamos libres, expresemos nuestras ideas aunque no siempre gusten, porque a quien tienen que gustarte es a ti. Tú debes ser tu mayor juez. Conozcamos personas con nuestros mismos ideales, con ideales distintos y con ideales opuestos, busquemos un punto común, ¿lo tienes? En esencia, somos más parecidos de lo que creemos pero empeñados en luchar por cosas distintas se nos ha olvidado todo ello.

Si aquí todos y cada uno de nosotros tenemos algo que aportarle al mundo, algo que nos remueve por dentro, algo que nos ilusiona, que nos hace vivir intensamente cada día. A veces se nos olvida, por falta de tiempo, por ‘exceso de vida’, de esa vida que te mantiene estresados la mayor parte del día y al llegar a casa solo te queda descansar.

Necesitamos tiempo para nosotros. Para buscarnos y encontrarnos. Para querernos. Para criticarnos. Para mejorarnos. Para asegurarnos de que es éso lo que queremos para nosotros y nuestras decisiones no se basan en un juicio externo. Para sacar lo mejor de nosotros mismos. Para brillar. Para ser mejores y sentirnos orgullosos. Para poder sacar esa autenticidad tan nuestra que cuando salga nos quedemos perplejos de todo lo que vemos.

Para poder vivir la vida que deseas debes empezar por conocer bien a fondo a ésa persona que ves reflejada cada día en el espejo. Y tiene que gustarte. Y tiene que encantarte lo que ves. Y si no es así, ya sabes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s