Lo que he aprendido de la vida

La vida es un viaje constante de autoconocimiento. Es dejarte conocer por ti mismo. Aprender contigo y de ti . Es ser mejor cada día porque tú quieres y porque tú vales. Es crecer, creer, crear y soñar. Aprender a brillar solos para poder hacerlo  en compañía.

La vida es conocer personas que te la hagan más bonita. Que te enseñen lo bello que es vivir. Que te enseñen sus cicatrices de guerra hasta el punto que te de vergüenza quejarte por las tuyas. Que te animen a bailar. Que te impulsen a saltar. Que te convenzan de que la vida es mucho más de lo que creías.

La vida es amar. Amar fuerte. Amar lento. Sin miedo, sin prisas, con ganas y pasión, delicadeza y corazón. 

Pero la vida es también elección, elegir si merece la pena esa persona, ese trabajo o esa situación.Elegir hasta qué punto eres capaz de conformarte. Es preguntarte una y otra vez qué quieres hacer con tu vida hasta hacer lo que desde el minuto uno dijiste que no harías. Y eso es bonito. Coger impulso, salirte de la rutina, romper todos tus esquemas y luchar por ser feliz al otro lado del abismo.

Porque la vida también es esfuerzo, sacrificio, dedicación e inconformismo. La vida es tan injusta como ganas tengas de sumergirte en sus puntos débiles y tan bonita como puedas verla bajo el prisma de la oportunidad. Si sí, la vida está llena de oportunidades, ¿las aprovechas tanto como deberías?

La vida es encenderte gracias a todos los que un día lucharon por apagarte. Es ser feliz dejando de lado a todas aquellas personas tóxicas que no te aportan nada bueno. Porque la vida es también dejar ir. Dejar ir todo lo innecesario. Dejar ir todo lo que debe irse. Todo lo que no nos llena, lo que no nos aporta, lo que no nos deja ser nosotros mismos. Y a todos y todas los y las que deben marcharse por su propio pie. Sea quien sea y por el motivo que sea. Lo que no merece la pena es dejar en tu vida a alguien que no se ha ganado ese puesto. O, lo que es más difícil a veces, comprender que hay gente que ya perdió ese puesto para siempre.

La vida es puro aprendizaje. La vida es un puñado de momentos inundados de puro sentimiento.La vida son idas y venidas de instantes y alegrías. La vida es lo que tú quieres que sea. Y punto. Así, sin más. Y para conseguir vivir la vida que mereces será necesario ser valiente, muy valiente y constante. Atreverse, arriesgarte una y otra vez requiere de un gran puñado de valor y grandes dosis de perseverancia. ¡Pero hay que ver qué pocas veces reconocemos que lo verdaderamente importante de la vida es caer una y otra vez hasta afrontar las caídas como necesarias y esenciales en nuestro paso por la vida!

 La vida, al fin y al cabo, es todo lo que he aprendido de la vida más todo lo que me queda por aprender. Todo eso que no puede plasmarse con simples palabras pero seguiré anotando en esa pequeña libreta para no perder detalle de cada momento inolvidable.

Anuncios

8 comentarios en “Lo que he aprendido de la vida

  1. Estoy en un proceso extraño. La vida ya no me motiva a nada ni la gente. Lo unico que siento realmente en este momento es que no merezco nada, ni la vida. Me gusto esta entrada y la tengo guardada en mis favoritos. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s