Soñando

Nunca te lo dije, quizá fue por miedo a reconocerlo, a reconocerme vulnerable; pero tu muerte marcó un antes y un después en mi vida.

En ese momento descubrí, por primera vez, que las cosas importantes nunca nos las enseñan. Hablar de pérdidas siempre fue un tema tabú y ya sabes que yo nunca fui de finales. ¿Cómo iba a serlo si apenas recuerdo el final de mis películas de la infancia? ¿Recuerdas? yo era la que siempre me dormía antes de que terminaran y creo que eso nunca cambiará, a día de hoy me sigo perdiendo entre finales.

Dicen que te fuiste de la manera más bonita y menos dolorosa, soñando; que cerraste los ojos para no volver a abrirlos más. Yo, en su día, no supe entenderlo y me rebelé. Ver tu sillón vacío se me hacía insoportable. Sólo tú sabías devolverle a mi padre el buen humor, incluso conseguías sacarle alguna que otra sonrisa. Lo convertías en una persona distinta. Qué bonito era veros recordar a mi abuelo; cámara en mano, siempre preparada para las visitas del fin de semana.

dev-benjamin-221255

Por aquel entonces familia y hogar siempre iban de la mano porque tú eras el nexo de unión. Desde que te fuiste todo ha cambiado, ni siquiera las tartas de galletas saben igual y eso que seguimos tu receta al pie de la letra: leche, galletas, cacao, mantequilla y una cucharadita de café. Creo que le falta tu porción de amor.

Qué difícil decirte ésto… tu casa, esa que construyó el abuelo con tanto cariño, la quieren vender ahora que ya no vale nada. No sin ti. Ahora que está vacía, pero llena de recuerdos que con el paso del tiempo saben amargos. Demasiada nostalgia, dicen. Nadie se hace cargo de ella y llevarla a rastras duele un poco más de lo que pensábamos.

Y la clase, ¡ay, la clase! La pizarra sigue llena de ecuaciones. Ya sabes, cosas del abuelo, porque tú siempre fuiste de letras. Ojalá tus padres hubiesen entendido la importancia de dejarte perseguir tus sueños porque estoy segura de que el mundo se ha perdido las enseñanzas de una maravillosa maestra. Suerte la de todos los que te tuvimos cerca  porque hemos podido aprender de ti. Pero por eso ahora no te preocupes, en casa sobran docentes, aunque faltas tú para enseñarnos a hacer las cosas bien.

Sé que todavía no estamos a finales de enero, si siquiera está cerca tu fecha de cumpleaños, pero algo me ha hecho abrir un ojo en medio de la noche y escribirte esta carta.

Anuncios

4 comentarios en “Soñando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s